Agua en antiguos volcanes de la Luna. En Nature Geoscience un estudio realizado por la Universidad de Brown

Nuevos estudios sobre la Luna han demostrado que pueden encontrarse importantes fuentes de agua cerca de antiguos volcanes

La presencia de agua en la superficie lunar sugiere que, además de esta pequeña cantidad que se escapa del manto, también puede haber más en la subsuperficie. Un estudio de la Universidad de Brown fue publicado en Nature Geoscience.

La investigación demostró cómo múltiples depósitos volcánicos distribuidos en la superficie lunar contienen, en comparación con el suelo que los rodea, elevadas cantidades de agua inexplicables a primera vista.

El hallazgo de líquido en estos antiguos sedimentos, que pueden haberse formado como resultado de una erupción de magma, hace cada vez más plausible la idea de que el manto de la Luna puede ser rico en agua.

Rocas volcánicas lunares

Los científicos solían pensar que no había agua ni otros compuestos volátiles en la Luna. Hace unos 10 años, esta suposición empezó a tambalearse, cuando las investigaciones realizadas con nuevas tecnologías encontraron rastros de agua en las rocas volcánicas de la Luna, gracias a las misiones Apolo 15 y 17.

Investigaciones posteriores demostraron que esas rocas contenían una cantidad de agua similar a la encontrada en algunos basaltos de la Tierra. En ese momento, era necesario averiguar si todas las rocas lunares eran como las traídas con las misiones Apolo.
Los investigadores, que llevaron a cabo el estudio de Ralph Milliken, analizaron depósitos lunares volcánicos no muestreados por misiones robóticas o humanas. El espectrómetro de imágenes creado por la Universidad de Brown, el Moon Mineralogy Mapper, les permitió obtener datos.

La conclusión a la que han llegado los científicos es que la composición química de una gran cantidad de los depósitos piroclásticos, sobre los que se realizaron los estudios, muestra la presencia de trazas de agua, un 0,05% en peso de media.

Milliken afirma que la distribución de estas acumulaciones ricas en agua no sólo se encuentra en las rocas reportadas por las misiones Apolo. Hay varios depósitos dispersos en el suelo lunar. Esto sugiere que también puede haber agua en el manto.

La hipótesis de que el manto lunar es rico en agua plantea varios interrogantes sobre la formación del satélite. Los científicos creen que la Luna se creó con los restos del impacto de un cuerpo del tamaño de Marte sobre la Tierra en el nacimiento del Sistema Solar.

El calor producido por ese acontecimiento habría provocado la volatilización de todo el hidrógeno, pero de este modo era imposible que se formara agua. Pero no fue así, por lo que es necesario proceder a otras hipótesis.

O bien hubo un aumento de agua procedente de asteroides y cometas antes de que la Luna se volviera sólida, o bien los iones del viento solar interactuaron con el oxígeno para crear moléculas de agua; es posible que ocurrieran ambas cosas.

Edición Ciencia

A propósito

Cuestiones meteorológicas y medioambientales

Últimas noticias

El tiempo en España

El tiempo de mañana en tu ciudad, con actualizaciones minuto a minuto.